MI ÉXITO COMO FOTÓGRAFO

¿Para qué sirve el humanismo?

¿Dónde está la importancia de la cultura?

¿Puede medirse la importancia de estos dos conceptos de alguna manera?

En una conversación familiar de hace un par de meses comentábamos lo que había ocurrido con carreras como la filosofía o las humanidades. Hace 20 años, parecían destinadas a la práctica desaparición, no tenía sentido en nuestra sociedad estudiar carreras sin salida, las carreras técnicas tenían mucho más valor. Hoy en día, no tengo muy claro hacia dónde van esas titulaciones, pero sí que cada día se demuestra más, como la sociedad, carente de referentes espirituales de cualquier tipo y centrada en la productividad y rentabilidad, demanda aficiones que permitan rescatarlos de ese ahogamiento diario, tener algo en la vida en lo que creer y desarrollarse personalmente de alguna forma.

Puede observarse como cada vez más, la sociedad demanda una serie de servicios basados en la necesidad de un guía que nos ilumine, ejemplos como las charlas motivacionales, los entrenadores personales, las guías de autoayuda, los influencers, siempre alguien que nos guíe y al que aferrarnos. Es aquí, donde yo veo la gran importancia del humanismo y la cultura, que permiten que nos transformemos en nuestros propios guías, en base a nuestra experiencia y vivencias.

A mí la fotografía me permite reflexionar sobre cuestiones de la vida, mucho más allá de los amperios y las los kilovatios con los que me relaciono a diario en el trabajo, y todas esas cuestiones de la vida creo que aportan a mi trabajo diario, porque fomentan una actitud crítica, una mejor y más amplia perspectiva y sobre todo porque a mí me hacen mucho más feliz.

Cuando uno práctica una afición, debería de tener claro que no es más que eso y a la vez todo eso. No hablo de la gente que vive de ello y por tanto tiene que ganarse la vida entorno a la fotografía, auténticos héroes, pues es una cosa cada vez más complicada.

En el caso del aficionado a la fotografía, el término portugués  amador de la fotografía es el que mejor define la pasión que muchos de nosotros sentimos por este arte y a la que dedicamos tantas horas de nuestra vida sin perseguir una remuneración.  Debemos tener claro cuál es el objetivo de esa pasión y huir de los egos que nos desvíen del objetivo principal. Hace poco oía decir que hoy en día, está generalizada la profesionalización de las aficiones, parece que para que una afición nos llene, tenemos que estar siempre intentando conseguir estar al mayor nivel, como si nuestro pan dependiera de ella, se busca la comparación con el resto en lugar de buscar  la comparación y el crecimiento tomándonos de referentes a nosotros mismos.

En relación con todo esto, uno siempre escucha referentes o referencias que reafirman pensamientos que tuvimos y así los reflexionamos e interiorizamos cada vez más.

El pasado viernes 10 de Enero, tuve el placer de asistir a la charla dada por Ricardo Alcalde en Atelier de fotografía, un espacio en plena ciudad vieja de A Coruña donde Macarena Garay y Pep Paramos nos están acercando la FOTOGRAFÍA, se huye de la parte más comercial para llegar con el corazón hasta lo más profundo de la misma, y como todo en esta vida, cuando se pone corazón, las cosas salen bien si un mínimo de suerte acompaña, espero que así sea.

Tengo que reconocer que no conocía de nada a Ricardo, ni a él ni a su trabajo fotográfico, pues, al igual que la mayoría de los que estábamos allí, Ricardo es aficionado. Ricardo no se ha preocupado demasiado por difundir su obra, no vive de ello, pero si ha dedicado parte de su vida y dedicado mucho tiempo a esto, lo que lo ha llevado a depurar su técnica y conseguir ser un artesano en las técnicas de revelado,  trabajando con gelatinas de todo tipo. En su charla de cierre de exposición, nos explicaba el revelado con la técnica de carbón directo que es la que utilizaba en su última exposición allí presente (http://atelierdefotografia.es/ricardo-alcalde-extranos-sin-paraiso/). A lo largo de su charla hizo una serie de afirmaciones que muestran como Ricardo es un fotógrafo de éxito.

Os dejo 3 citas que mencionó a lo largo de su charla y con las que estoy plenamente de acuerdo, algunas chocan diametralmente con teorías con las que otros fotógrafos más conocidos han comulgado y tratan de difundir.

01 – “si hay algo irrefutable es: lo hago así  porqué me gusta más”.

02 – “si has sufrido para llegar a este resultado, pues peor para ti, porque el resultado habría sido el mismo”.

03 – “La fotografía me ha dado todo lo que tenía que darme y aun así seguiré dedicándome a ella”.

Ayer, primer día de confinamiento por el COVID-19, decidimos ver una película en familia, elegimos Yesterday de Danny Boyle, cuando escuché este corte, decidí que tenía que darle forma a esta entrada empezada después de la charla de Ricardo y no cerrada hasta hoy.

Cuando vuestro EGO de aficionado intente salir a relucir, pensad en estas palabras para llegar al ÉXITO.

Espero vuestros comentarios

fotografía de Ricardo Alcalde ©