MI ÉXITO COMO FOTÓGRAFO

¿Para qué sirve el humanismo?

¿Dónde está la importancia de la cultura?

¿Puede medirse la importancia de estos dos conceptos de alguna manera?

En una conversación familiar de hace un par de meses comentábamos lo que había ocurrido con carreras como la filosofía o las humanidades. Hace 20 años, parecían destinadas a la práctica desaparición, no tenía sentido en nuestra sociedad estudiar carreras sin salida, las carreras técnicas tenían mucho más valor. Hoy en día, no tengo muy claro hacia dónde van esas titulaciones, pero sí que cada día se demuestra más, como la sociedad, carente de referentes espirituales de cualquier tipo y centrada en la productividad y rentabilidad, demanda aficiones que permitan rescatarlos de ese ahogamiento diario, tener algo en la vida en lo que creer y desarrollarse personalmente de alguna forma.

Puede observarse como cada vez más, la sociedad demanda una serie de servicios basados en la necesidad de un guía que nos ilumine, ejemplos como las charlas motivacionales, los entrenadores personales, las guías de autoayuda, los influencers, siempre alguien que nos guíe y al que aferrarnos. Es aquí, donde yo veo la gran importancia del humanismo y la cultura, que permiten que nos transformemos en nuestros propios guías, en base a nuestra experiencia y vivencias.

A mí la fotografía me permite reflexionar sobre cuestiones de la vida, mucho más allá de los amperios y las los kilovatios con los que me relaciono a diario en el trabajo, y todas esas cuestiones de la vida creo que aportan a mi trabajo diario, porque fomentan una actitud crítica, una mejor y más amplia perspectiva y sobre todo porque a mí me hacen mucho más feliz.

Cuando uno práctica una afición, debería de tener claro que no es más que eso y a la vez todo eso. No hablo de la gente que vive de ello y por tanto tiene que ganarse la vida entorno a la fotografía, auténticos héroes, pues es una cosa cada vez más complicada.

En el caso del aficionado a la fotografía, el término portugués  amador de la fotografía es el que mejor define la pasión que muchos de nosotros sentimos por este arte y a la que dedicamos tantas horas de nuestra vida sin perseguir una remuneración.  Debemos tener claro cuál es el objetivo de esa pasión y huir de los egos que nos desvíen del objetivo principal. Hace poco oía decir que hoy en día, está generalizada la profesionalización de las aficiones, parece que para que una afición nos llene, tenemos que estar siempre intentando conseguir estar al mayor nivel, como si nuestro pan dependiera de ella, se busca la comparación con el resto en lugar de buscar  la comparación y el crecimiento tomándonos de referentes a nosotros mismos.

En relación con todo esto, uno siempre escucha referentes o referencias que reafirman pensamientos que tuvo y así lo reflexiona e interioriza cada vez más.

El pasado viernes 10 de Enero, tuve el placer de asistir a la charla dada por Ricardo Alcalde en Atelier de fotografía, un espacio en plena ciudad vieja de A Coruña donde Macarena Garay y Pep Paramos nos están acercando la FOTOGRAFÍA, se huye de la parte más comercial para llegar con el corazón hasta lo más profundo de la misma, y como todo en esta vida, cuando se pone corazón, las cosas salen bien si un mínimo de suerte acompaña, espero que así sea.

Tengo que reconocer que no conocía de nada a Ricardo, ni a él ni a su trabajo fotográfico, pues, al igual que la mayoría de los que estábamos allí, Ricardo es aficionado. Ricardo no se ha preocupado demasiado por difundir su obra, no vive de ello, pero si ha dedicado parte de su vida y dedicado mucho tiempo a esto, lo que lo ha llevado a depurar su técnica y conseguir ser un artesano en las técnicas de revelado,  trabajando con gelatinas de todo tipo. En su charla de cierre de exposición, nos explicaba el revelado con la técnica de carbón directo que es la que utilizaba en su última exposición allí presente. A lo largo de su charla hizo una serie de afirmaciones que muestran como Ricardo es un fotógrafo de éxito.

Os dejo 3 citas que mencionó a lo largo de su charla y con las que estoy plenamente de acuerdo, algunas chocan diametralmente con teorías con las que otros fotógrafos más conocidos han comulgado y tratan de difundir.

01 – “si hay algo irrefutable es: lo hago así  porqué me gusta más”.

02 – “si has sufrido para llegar a este resultado, pues peor para ti, porque el resultado habría sido el mismo”.

03 – “La fotografía me ha dado todo lo que tenía que darme y aun así seguiré dedicándome a ella”.

Ayer, primer día de confinamiento por el COVID-19, decidimos ver una película en familia, elegimos Yesterday de Danny Boyle, cuando escuché este corte, decidí que tenía que darle forma a esta entrada empezada después de la charla de Ricardo y no cerrada hasta hoy.

Cuando vuestro EGO de aficionado intente salir a relucir, pensad en estas palabras para llegar al ÉXITO.

Espero vuestros comentarios


fotografía de Ricardo Alcalde ©

2 comentarios sobre “MI ÉXITO COMO FOTÓGRAFO

  1. 1 ¿Para qué sirve el humanismo? Para generar un movimiento intelectual propio y vivo en cada uno, para generar nuestro propio pensamiento.

    2 ¿Dónde está la importancia de la cultura? En una crítica de conceptos y definiciones. En la expresión de la vida humana

    3“¿Puede medirse la importancia de estos dos conceptos de alguna manera?” Creo que pueden medir desde la propia experiencia de cada uno.

    Yo pienso que la demanda del pensamiento y así hacer carreras como filosofía o humanidades a las que aquí te refieres son muy necesarias, sin ellas que sería de nuestro pensamiento, nuestra libertad y desarrollo personal. Sin ello, no existimos.

    Claro que la sociedad que nos están queriendo inculcar desde el poder político, económico y religioso tiene como destino crear una sociedad sumisa y así esos influyentes impostores y mentirosos en la vida de cada uno se alimentan del no desarrollo personal de cada uno de nosotros a través del pensamiento filosófico y humano, esto pasa hasta en los círculos más cercanos de los conocidos a los que nos acercamos dentro de la disciplina que nos interesa, en el lejano oeste eran llamados “CHARLATANES”. Y ahí es a donde quieren que lleguemos y en donde mi rebeldía actúa diariamente, desde el revelarme ante unas normas sociales que buscan el control, buscando por mi parte alternativas a esta sociedad inventada.

    Uso la fotografía a veces junto a la palabra como disciplina y lenguaje de expresión con la que combato a la sociedad inventada y controlante. Por eso siempre me refiero a la libertad de toda persona para desarrollarse y expresarse a través de cualquier disciplina artística, siendo algo que debía ser una tarea común en todos, con el cual seríamos guiados por nuestros pensamientos y no por esas programaciones que el poder o los cercanos conocidos nos imponen. Toda persona sería de esta manera más rica.

    Estoy de acuerdo en la palabra afición, pero esta afición puede convertirse en algo serio y cuando se convierte en algo serio, se convierte en profesión. Siempre digo que profesión es tomarse algo de forma seria. Profesión no es ganar dinero, es, tomárselo seriamente. Respecto a la fotografía para mí son más profesionales muchos de los llamados aficionados, que los mal llamados profesionales que ganan dinero con esa actividad, “profesional no lo eres porque con ello ganes tu dinero para vivir”, hay mucha gente que se gana su dinero ejecutando la fotografía y yo para nada los considero profesionales.

    “profesional para mí es una condición más profunda y quizás hasta invisible para muchos”

    También a mí me gusta la palabra “amador” pero creo que se está convirtiendo en una moda y una excusa para muchos, cuando la escucho de sus bocas me chirría mucho.

    ¿Pasión?, debemos preguntarnos ¿Por qué? Y ¿para qué? Si, existe el ego, pero ¿cómo es ese ego?, el ego tiene que existir y su función es ser un motor, mi meta soy yo (corazón, alma y cuerpo) y comunicarme desde la nobleza más pura al exterior.

    “01 – “si hay algo irrefutable es: lo hago así porqué me gusta más”.” Esa afirmación de Ricardo (que no lo conozco) para mí es pobre y no te lleva a tu obra.

    1. Carlos, agradecido desta impresión. Encántame. coincido en bastantes aspectos co que comentas, hoxe de feito vía qeu Paul Graham era defensor desas liberdades creativas fora das convencións, penso que moitos fotógrafos adoctrinan e por tanto levante a estereotipos formais e por tanto así nunca desenvolveremos algo propio. a definición de profesión como aficción seria, non lle pegaría mais a palabra oficio? profesión para mín implica vivir delo e facelo legalmente claro. Amador, si muy utilizada pero eso no ha de quitarle su verdadero valor. sobre los egos me gusta mucho el discurso de Oliver Laxe sobre eso y su condiciones de artesano frente al artista. la afirmación de Ricardo es para no tener que justificar con argumentos tan reflexiovos el impulso que te lleva una fotografía o edición, hay magníficos fotógrafos impulsivos, no? abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *